En Ixtenco están hartos de la inseguridad, mientras el alcalde Renato Rojas toma pulque en Huamantla

Ciudadanos no se explican como la policía municipal no se dio cuenta de cientos de personas llegaron a una bodega

Encuentran y “rescatan” a 260 inmigrantes centro y sudamericanos en Ixtenco

Por: Katty Ruiz

En operativo conjunto de la Guardia Nacional, el Ejército Mexicano y la secretaria de la Seguridad ciudadana del Estado de Tlaxcala; descubren y “rescatan”, al menos 263 personas indocumentadas provenientes de países como Nicaragua, Guatemala y Ecuador que permanecían retenidos contra su voluntad en un domicilio del municipio de Ixtenco, el cual es gobernado por el alcalde Renato Sánchez Rojas emanado del extinto Partido Socialista.

Entre el grupo de indocumentados se encontraron además de hombres y mujeres a menores de edad del centro y Sudamérica tras una denuncia ante el Servicio de emergencias 911, ubicando el sitio, que resultó ser una bodega donde tenían hacinados al numeroso grupo de inmigrantes.

En el operativo también participó el Instituto Nacional de Migración con el apoyo de las policías municipales de Zitlaltepec, Huamantla y de propio Ixtenco cuyo cuerpo de seguridad extrañamente no detectaron el arribo del numeroso contingente.

Las autoridades atendieron a los inmigrantes rescatados con servicio médico sin que al momento se reporten personas que requieran hospitalización; además de dotarlos de agua y alimentos que al parecer estaban privados lo que detonó la llamada de auxilio.

Una vez conocida esta noticia en el municipio otomí los ciudadanos e inmediato recriminaron en las redes sociales al presidente municipal Renato Sánchez Rojas, la falta de seguridad en el municipio de la zona oriente, ya que al pasar desapercibido el arribo de tan numeroso grupo de gente a la comunidad, demuestra la incapacidad, la negligencia o la complicidad del alcalde con el crimen organizado.

Igualmente acusaron al edil Sánchez Rojas porque tan sólo un día antes se tomaba fotos con la gobernadora Lorena Cuellar inaugurando el Museo del Pulque en otro municipio, mientras que en su demarcación el crimen organizado, en este caso los traficantes de personas, se asientan en Ixtenco, haciendo suyo el territorio otomí.

Parece que el “último reducto otomí se ha convertido en una plaza dominada por algún cartel”, escriben usuarios de redes sociales; u otros que piden “Renato ponte a trabajar” y “primero según te roban las pipas y ahora Renato te clavan cientos de indocumentados”, así se desahogan los ciudadanos de Ixtenco en internet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s